Paradojas

Al terminar de revisar la historia de Armenia —la historia del mundo, creo—, me encuentro la siguiente secuencia de Arnoldo Kraus, publicada en La Jornada:

“Somos paradójicos por necesidad. Trazar falsedades y aceptarlas como verdades es un arte humano que permite caminar sin acongojarse en exceso. Tolerar lo absurdo es un fardo con el cual convivimos para no desgastarnos demasiado. Aprendemos a mamar ideas extrañas y molestas sin que nos desvelen demasiado. Las acogemos y en ocasiones las aceptamos con beneplácito para poder mentirnos en voz alta. Hacemos nuestras múltiples contradicciones e inventamos lo necesario para que no mellen en exceso nuestra existencia, y, en ocasiones, incluso, les damos la bienvenida con furor. Somos paradójicos por necesidad. Alejarnos de esa característica implica tener un grado de verosimilitud demasiado pesado para la condición humana. Aunque parezca paradójico, no lo es: las paradojas nos permiten mentirnos sin remordimiento.”

Acaso la visión más clara del presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: