Un planeta independiente

La muerte de Ryszard Kapuscinski (1932–2007) es quizás la muerte del siglo XX. Sus libros son constancia de la travesía humana por las procelosas aguas de la intolerancia, la segregación y la pobreza, pero también son testimonio de la belleza de un mundo que aprendía a ser independiente. Aún no aprende, es cierto, pero los reportajes de Kapuscinski dejan en claro a la humanidad el reto que tiene frente a sí.

El 27 de noviembre de 1999, el periodista polaco conversó con María Nadotti, en el marco del VI Congreso “Redactor Social” titulado De raza y de clase. El periodismo entre deseo de elitismo, implicación y diferencia, celebrado en Apulia, Italia. Esa conversación está editada por Anagrama en el libro Los cínicos no sirven para este oficio (2002). Recupero un fragmento en torno del siglo XX, el siglo de Ryszard Kapuscinski.

“Estoy convencido de que el siglo XX ha sido un siglo extremadamente fascinante. Generalmente, ha sido descrito como un siglo de desastres: la Primera y la Segunda guerras mundiales, las dictaduras, los regímenes totalitarios, el fascismo, el comunismo… Yo creo que en el siglo XX hemos vivido una experiencia histórica única: la creación de un planeta independiente. Si cogemos un mapa de nuestro planeta tal y como era a principios de siglo y uno de cómo es al final, tendremos dos situaciones completamente distintas. En la primera encontramos pocos estados independientes, y el resto del mundo vive bajo la dependencia colonial o semicolonial. Hoy encontramos casi doscientos estados independiente, y su número sigue creciendo todavía. El colonialismo ha dejado de existir y las colonias ya casi no existen. Aunque el nivel económico de muchísimas naciones es bajísimo, aunque existen sociedades muy infelices, vivimos en un mundo en el que casi seis mil millones de personas son, por lo menos nominalmente, seres humanos políticamente independientes. Creo que ésta es una característica positiva de nuestro siglo, algo que no debemos dejar caer en el olvido.

He sido uno de los testigos de este fenomenal acontecimiento, que nunca antes había ocurrido en la historia de la humanidad, y que no volverá a repetirse. Todas mis obras están dedicadas a esta excepcional experiencia humana”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: