De espectadores

Mi amigo Juan Ramón Mercado (1969) es un diletante de mirada oblicua sobre la realidad. Admirador de la obra del escritor mexicano Jorge Ibargüengoitia (1928-1983), asistió en marzo pasado a una representación de Susana y los jóvenes, puesta en escena por el grupo de teatro de la Facultad de Humanidades de la universidad del estado, en Toluca, Estado de México, bajo la dirección de Jesús Angulo. 

Conversamos telefónicamente sobre la puesta; le propuse que respondiera a nueve preguntas que le envié por correo electrónico, a fin de publicar aquí sus opiniones. Me acaba de responder. 

1. ¿Cuál fue tu primera impresión de la puesta en escena? 

Ibargüengoitia se anota un logro en la primera escena (que transcurre casi en silencio): establece el tono de la comedia al tiempo que marca los rasgos básicos del carácter de la protagonista. En la puesta no se nota mayor interés en aprovechar este gran acierto del autor. 

2. ¿Las actuaciones, la escenografía, la iluminación, la música son convincentes? 

No. Sí. Sí. No me acuerdo. 

3. ¿Tuviste que hacer alguna concesión de tu opinión original sobre el acto de ver teatro? 

Siempre me ha parecido difícil la caracterización teatral de personajes de edad muy alejada de la de sus intérpretes. Y lo es para todos: actor, director y espectador. En esta ‘Susana’ el problema estaba naturalmente resuelto con la participación de estudiantes. Lamento que el hándicap se haya disuelto hasta desaparecer. 

4. Supongo que cambiaste de opinión una vez terminada la obra. Si es así, ¿cuál es tu opinión del resultado que obtuvo el director Jesús Angulo y compañía? 

Insisto: el resultado es malo, en especial porque se desaprovecha el recurso más notoriamente disponible: actores jóvenes para hacer personajes jóvenes. 

5. Tú que conoces la obra de Jorge Ibargüengoitia, ¿lo encontraste bien interpretado en esta puesta? 

Pues no. Y no es que Ibargüengoitia sea fácil: se trata de ese humor tristón tirando a patético. Pero estoy seguro de que si la misma compañía hubiera leído más Ibargüengoitia (esa obra maestra llamada Las muertas…) habríamos presenciado una mejor puesta. 

6. ¿Qué recomendarías a la compañía que representó Susana y los jóvenes? 

Pues eso: que lean más y mejor al autor. 

7. ¿Consideras que el teatro universitario —cuya muestra acabas de ver— puede atraer más público a las salas? 

Fui en viernes y la sala estaba a la mitad. Aceptable asistencia, diría yo. Y eso que la entrada cuesta 50 pesos (más que el cine). 

8. ¿A partir de tu asistencia podrías colegir alguna conclusión de cómo se prepara a los jóvenes para montar obras de teatro? 

No soy más que un espectador exigente, pero puedo responder algunas preguntas: ¿cuántas veces leyeron a solas Susana los actores? No las suficientes. ¿Se rieron tanto como yo? No lo creo. ¿Evocaron sus (nuestras) propias vidas de clase media urbana? No lo parece. 

9. ¿Asistirías a una nueva puesta en escena de alguna compañía universitaria? 

Claro, por supuesto. De esta misma compañía incluso.

Susana y los jóvenes, de Jorge Ibargüengoitia
Foro Teatral de la Facultad de Humanidades de la UAEM
Cerro de Coatepec, Ciudad Universitaria
Toluca, Estado de México
Jueves a domingos, 17:00 horas
Admisión general: $50.00
Estudiantes, profesores y jubilados: $30.00

La temporada concluye en agosto de 2007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: