Por fin: el Conaculta dice sí al precio único del libro

El pasado viernes 9 de noviembre, la agencia Notimex dio a conocer que Sergio Vela, presidente del Conaculta, se pronunció en favor del precio único del libro reciente, establecido en la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro —aprobada por el Poder Legislativo en marzo y abril de 2006, pero vetada por el Ejecutivo ese mismo año precisamente por contener esa medida. 

Sergio Vela instó a la Cámara de Senadores a que descongelen la Ley, dado que “es muy importante que haya una legislación ágil y moderna”; dijo, sin decirlo, que el precio único ya no puede ser un obstáculo. Lo que importa, dijo Vela, es que en la Ley “hay una serie de acciones a favor de la industria editorial y del libro en general”.

Aquí, algunas, de acuerdo con el dictamen aprobado por la Cámara de Diputados el miércoles 26 de abril de 2006:

1)      Especifica los ámbitos de competencia de los distintos sectores que intervienen en la cadena del libro, establece las funciones de las instituciones intervinientes y proporciona instrumentos para la coordinación entre órdenes de gobierno para evitar duplicaciones y crear sinergias. 2)     Redefine al Consejo Nacional de Fomento para el Libro y la Lectura, como espacio de asesoría y concertación entre instancias públicas, sociales y privadas para analizar, evaluar, sugerir y consensuar intereses y necesidades, ya que hasta ahora, sin una instancia semejante, los actores de la cadena del libro han actuado desarticuladamente.

3)     Revalora la importancia de las lenguas y las literaturas de nuestro país, la atención al desarrollo profesional de los diferentes actores de la cadena del libro y la lectura.

4)     Incorpora la figura de precio único del libro reciente, con fin de garantizar un acceso equitativo al libro e incentivar la creación de librerías que compitan en surtido y servicio, antes que por precios, con lo cual facilita su disponibilidad y accesibilidad en todo el país.

Respecto del precio único, la Ley establece que será fijado libremente por el editor o importador, con lo cual se aleja de la noción de precio controlado que existe para periódicos, revistas y ciertos artículos de primera necesidad; de la noción de precio máximo, que se aplica a bienes como los medicamentos, y de la noción de monopolio, con lo cual se respeta íntegramente el principio de libre competencia.

El pronunciamiento de Sergio Vela constituye una necesaria definición del Gobierno para reactivar la Ley… en favor de la lectura. ¿Atenderán el llamado los senadores?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: