Haré un libro

Comienza el año y me propongo editar un libro de poemas. ¿Por dónde debo empezar? Quiero explicarme los procedimientos para confeccionar una colección de poemas, como se planea hacer una chambra o preparar el relleno del pavo —ahora que acabamos de salir de eso.

 

Tengo una colección de textos. “Dalos a leer a quien más confianza le tengas”, me recomienda Eduardo Osorio, para luego contarme su experiencia de dos libros recientes suyos. Lo haré, desde luego, pero ¿qué tengo que mostrar?

 

Mostrar, exponer, leerse en los otros. Hacia el año 2000 escribí un libro de poesía que ha reposado por siete años; de cuando en cuando lo sacaba del cajón, para comprobar que las palabras seguían ajustándose a ciertos retos estéticos que me apasionan.

 

Noté que al hacer un libro, hay que distinguir la experiencia personal de la experiencia estética de escribir; un poema se hace de palabras, no de sentimientos, dijo una vez Mallarmé y lo repitió Carlos Edmundo de Ory. Estoy de acuerdo, pero no se puede negar que escribir es una práctica de producción de un universo personal. Hacer un libro necesariamente implica la exposición de un Yo que es uno mismo, pues condensa al autor y al lector, en una simbiosis única, preparada por un motivador inicial, quien siempre llevará a cuestas “el tatuaje original” que citaba Cristina Rivera Garza de Peter Sloterdijk.

 

Escribir es un acto de introversión que proyecta en las palabras la imagen de su animador. “La noche está estrellada…” puede no tener marca, pero si “tiritan, azules, los astros a lo lejos” veré esa noche a través de la mirada de otro… o de otra.

 

A veces, la motivación es compulsiva: se escribe de cualquier cosa, de lo primero que viene a la cabeza. Para evitarlo, he procurado apoyarme —oh, paradoja— en el haikú, que enseña a respirar con profundo aliento al escribir, que obliga a deletrear de nuevo las palabras de un poema, porque juntas forman el primer escalón de una pagoda, digamos. Ahí pierdo la ingenua espontaneidad de ser pura coyuntura; no se puede escribir de cualquier cosa en cualquier parte, repetía en sus cursos David Huerta. A esto se refería, me doy cuenta ahora.

 

Así visto, debo revisar otra vez esa colección de textos que tengo. Borrar de ellos la repetición, privilegiar el silencio de la hoja blanca. Ser acaso la espuma de César Vallejo cuando quiere escribir. Negro sobre blanco. La luz de la luna reflejada en el muro donde se rebelan los gatos. Pienso ahora en el maestro Carlos Olvera.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

7 pensamientos en “Haré un libro

  1. Estimado Porfis Porfis:

    Acabo de encontrar tu blog!! Y me da mucho gusto, he regresado a vivir a Toluca, así que a ver si un día de estos podemos charlar un rato. Te envío un abrazo enorme y ojalá puedas echarte un paseín por acá http://www.riepa.org/profile/Rocio

    PD: También estoy escribiendo un libro, muajaja

  2. Sólo un breve parpadeo de la luna. Muchos saludos, Celeste, y también a ti, Fátima, gracias por los deseos.

  3. Celeste Ramìrez dice:

    ¿Qué esperas Porfirio?

  4. Fátima dice:

    Te felicito, estar inmerso en proyectos siempre es muy gratificante. Esperaré con impaciencia su publicación.
    Un abrazo

  5. Gracias, Gastón, ya estoy trabajando en él. Un saludo y un abrazo. ¡Feliz año!

  6. Gastón Pedraza dice:

    Con ansia esperaré la publicación de tus poemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: