2,500 lenguas menos

El jueves anterior, la Organización de las Naciones Unidas para la Cultura, la Ciencia y la Educación dio a conocer en París, Francia, la noticia de que cuatro de las diez lenguas que se hablan en el mundo están en riesgo de desaparecer: eso equivale a 2,500 idiomas y formas de pensar.

La desaparición de una lengua conduce a la desaparición de varias formas de patrimonio cultural inmaterial y, en particular, del legado invaluable de las tradiciones y expresiones orales de la comunidad que la habla, que incluye poemas y chistes, proverbios y leyendas, reflexionó el director general de las UNESCO, Koichiro Matsuura, luego de dar la nota.

Tiene razón. La lengua es la primera expresión de la cultura de un pueblo, y también la última, pues resguarda en la tradición el legado de todas las generaciones al presente y al futuro de aquélla. Es vehículo de transmisión del conocimiento y ocasión de la más profunda poesía, aquella que nos habla de lo que somos, fuimos y podemos ser.

Que 2,500 lenguas mueran significa que también morirá una manera de ver la realidad e interpretarla, común al pueblo que formó y cultivó esas lenguas, sin dejar de considerar que una de las causas de su desaparición es, precisamente, la ausencia de reconocimiento a la lengua indígena, pues precisamente es este tipo de lengua el que más riesgo tiene. Se entiende: por siglos, los pueblos indígenas han sido segregados, negados y discriminados; era de esperarse el riesgo de su extinción.

El lingüista australiano Christopher Moseley señala que en los últimos 70 años han desaparecido 200 lenguas; 538 se encuentran en situación crítica; 502 en grave peligro; 623 en peligro y 607 en condición de vulnerabilidad. Eso sólo significa que los factores que propician la extinción de los pueblos que hablan una lengua han sido semejantes, sino los mismos, en las últimas siete décadas.

Es precisamente en aquellos países donde el multilingüismo es sólido, en donde se acentúa la desaparición de las lenguas. ¿Tendencia social hacia un idioma global o simple expresión del pensamiento centralista de nuestras sociedades? Lo ignoro. Moseley aventura: “Factores como la dominación, cuando hay la voluntad de terminar con la visión del mundo que tiene un grupo humano, o sicológico, con la voluntad de un grupo al someterse a la lengua dominante, explican en gran medida el peligro sobre las lenguas y los idiomas”. ¿Será? Seguiremos informando.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: