Demoras en el precio único del libro en México

El precio único del libro recientemente publicado o importado aún no logra instaurarse en México. Desde que el presidente Calderón lo promulgara el 23 de julio de 2008, han pasado más de 400 días sin que sus lineamientos logren ser publicados.

Pero ese día llegará. El 13 de agosto de este año, la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) emitió su dictamen final respecto del anteproyecto de Reglamento de la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, que contiene los requisitos para instrumentar la medida en el Registro del Precio Único de Venta al Público; ya en otra entrega hemos aludido a la inconformidad del pasado 10 de agosto de la Comisión Federal de Competencia respecto del artículo 35 de este anteproyecto, que plantea restringir en la venta de libros descuentos por cualquier vía: regalos, puntos, bonificaciones o compensaciones, absorción de gastos de envío o cualquier otro medio que implique no mantener el precio único.

La Cofemer hizo suya la recomendación de eliminar el artículo 35 del anteproyecto, y la expuso en su dictamen del 13 de agosto a la Secretaría de Educación Pública. Corresponde ahora a esta dependencia publicar el reglamento de referencia con las observaciones de la Cofemer, para dar curso, ya, a la publicación de los lineamientos de registro del precio único, para lo cual cuenta aún con 60 días.

A partir de entonces se podrá comenzar a observar el efecto que tendrá el precio único del libro recientemente publicado o importado entre los libreros y entre los lectores. Debe recordarse que, de acuerdo con la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, el precio único sólo tendrá vigencia los primeros 18 meses de la publicación o la importación del producto; después, los vendedores de libros podrán variar su precio, de acuerdo con las leyes del mercado.

Por sí sola, esta medida parece que focalizará el interés de los lectores en los contenidos de las novedades editoriales; parece que los libreros de la República mejorarán su oferta de títulos nuevos “a precios de la ciudad de México”; parece que estimulará la importación de publicaciones; parece que los libreros venderán más libros; parece que tendremos un registro nacional de producción editorial más útil para los profesionales de la industria del libro; parece que, en suma, el precio único contribuirá a estimular el mercado editorial, en un horizonte no muy lejano. Son muchas suposiciones; al tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: