En marcha, el precio único del libro en México

El pasado viernes 23 de julio se puso en marcha el sistema de registro del precio único del libro en México. A partir de ese día, comienza en el país una medida controversial entre editores, libreros y público consumidor, cuyos resultados podrán observarse al paso de los meses y los años.

La experiencia de España e Inglaterra dicta que el precio único es benéfico, porque contribuye a regular la competencia entre cadenas libreras y pequeños empresarios, profesionalizar el medio, incrementar el consumo y fomentar la lectura.

Hay que recordar que el precio único de venta al público de cada nuevo título tendrá una vigencia de 18 meses, contados a partir de la fecha de edición o importación del libro de que se trate; al cabo de ese periodo el precio se liberará de acuerdo con la ley de la oferta y la demanda. ¿Cuál será el comportamiento del libro entonces? ¿Subirá de precio? Lo sabremos después.

En tanto, es posible consultar en la página de la Dirección General de Publicaciones del Conaculta la relación de los primeros 100 títulos regulados ya por el precio único.

El impacto de esta medida económica puede ser más positivo si se acompaña de una política de fomento de la lectura. El Programa Nacional de Cultura 2007-2012 apunta algunas líneas que retoma el Consejo Nacional de Fomento para el Libro y la Lectura en el plan “México lee”, pero las estrategias integrales y de cobertura nacional siguen postergándose, pues a la fecha no se conoce el resultado de los diagnósticos estatales de los índices de lectura y consumo de libros, ni los programas de vinculación entre la sociedad y los gobiernos para fomentar la lectura.

Toda política requiere el respaldo de la acción social. Si no leemos en casa por gusto, es poco probable que leamos fuera de ella por placer. Si no acostumbramos a nuestros hijos al goce estético que da leer un buen libro, difícilmente ellos lo encontrarán fuera del hogar. Hace falta que la gente vuelva a creer en el placer de leer libros y en el poder de transformación benéfica que éstos operan sobre la conciencia crítica de todos.

El precio único del libro reciente es sólo una medida de orden económico que puede tener hondas repercusiones culturales si y sólo si nos involucra como lectores, como ciudadanos, pero sobre todo como individuos. El promedio de lectura por persona en México es de 2.9 libros al año. ¿Qué estamos haciendo para leer más, para saber más, para conocer más? Hay mucho qué decidir en privado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: